0-6 meses
Bebé de los 4 a los 6 meses

Bebé de los 4 a los 6 meses

Durante este periodo tu bebé está descubriendo que en el mundo hay un sinnúmero de cosas, las cuales hay que explorar con los ojos con las manos y ¿por qué no? con la boca también.

En el aspecto social tu bebé ya es parte de la familia y no sólo está aprendiendo a interactuar con los demás, en realidad lo disfruta y él mismo lo provoca.

 

Desarrollo sensorial y motor

En esta etapa el desarrollo de los sentidos de tu bebé, aunque todavía puede ser perfeccionado, alcanza ya un nivel similar al de los adultos.

Vista:

Hacia los seis meses tu bebé ya puede enfocar claramente los objetos y seguirlos cuando están en movimiento. Su vista está madurando rápidamente y durante esta etapa los objetos pequeños, como un dije del cuello de su mamá o sus aretes, llamarán su atención.

Oído:

Cuando tu bebé oye un sonido ya tiene la habilidad de voltear para investigar de dónde viene y qué lo origina. Si le acercas la bocina del teléfono cuando alguien le habla probablemente su reacción sea voltear a verlo para inspeccionar qué es lo que sucede. Así mismo, cuando un sonido persiste, conserva la habilidad de “desconectarse” y no prestarle atención.

Desarrollo motor:

En esta etapa los bebés empiezan a relajar su cuerpo, si los observas acostados boca arriba, en especial cuando están dormidos, notarás que ya no están con los músculos tensionados, por el contrario, ya separan los brazos del cuerpo y se extienden “a sus anchas”.

Además de que continúan explorando sus manos ahora también inspeccionan sus pies, y hacia el final de esta etapa muchos logran llevarse los dedos de los pies a la boca, así como todo lo que caiga en sus manos. Cualquier objeto que parezca interesante será revisado con los ojos, las manos y la boca, por lo que es muy importante supervisar que los objetos que están a su alcance sean lo suficientemente grandes para que no puedan tragárselos y que no representen un peligro.

Una forma muy importante que tienen los bebés de aprender es a través de la boca, conducta que se puede confundir con la necesidad de rascarse las encías cuando les están saliendo los dientes. Que saliven y se lleven los objetos a la boca no es forzosamente un signo de que les estén saliendo los dientes.

 

Algunas habilidades motoras que adquieren en esta etapa son:

Rodarse. Hacia los seis meses la mayoría de los bebés son capaces de rodarse en ambos sentidos. Si tu bebé todavía no lo hace no te preocupes, a algunos les toma más tiempo, sin embargo, como no sabes cuándo lo logrará no lo dejes nunca solo en la cama o en alguna superficie de la que se pueda caer, golpear con algo o alcanzar algún objeto peligroso.

Sentarse. A esta edad la mayoría de los bebés prefieren estar levantados, ya sea cargados, sentados en ti o ayudados por cojines. Trabajarán muy duro para lograr sentarse sin ayuda, para esto requieren, entre otras habilidades, el control de la cabeza. Para ayudar a tu bebé a fortalecer los músculos y controlar la cabeza, promueve los juegos boca abajo, en los que tenga que levantar la cabeza y el pecho para ver o alcanzar objetos.

Agarrar y soltar las cosas. A los cuatro meses los bebés son capaces de agarrar un objeto colocado en su mano y sostenerlo por mucho tiempo, sin embargo, no son capaces de tomarlo por ellos mismos.

Hacia los seis meses ya pueden moverse hacia un objeto y agarrarlo por ellos mismos. Una vez que lo logran practicarán constantemente llevarlo a su boca y cambiarlo de mano. Al principio utilizan toda la mano y poco a poco van dominando hacer una pinza con los dedos.

Durante esta etapa también van aprendiendo a tener un objeto en cada mano, ya que más chicos soltaban uno para agarrar otro.

Los bebés utilizan las manos y los pies indistintamente, la lateralidad (zurdos o diestros) se define hasta los tres años aproximadamente.

bebe-6-meses-motricidad

Desarrollo social

En esta etapa tu bebé está completamente alerta de lo que pasa a su alrededor, está observando a la gente, cualquier sonido llama su atención y no sólo responderá a lo que tú hagas buscando su atención o determinada respuesta, él también provocará que tú respondas con acciones específicas. El ya sabe cómo llamar tu atención.

 

Para él socializar y jugar son tareas importantes, gracias a ellas experimenta y aprende. En esta etapa el aprendizaje científico de causa-efecto es de especial importancia, no sólo observan cómo reacciona la gente ante determinadas acciones, sino que disfrutan cuando logran que la gente actúe como ellos esperaban. Esta es una excelente etapa para socializar y jugar con tu bebé, disfrútala.

Los periodos en que tu bebé pone atención, juega y convive varían en duración, él sabe cuando ya es suficiente, obsérvalo, si comienza a distraerse o a estar muy estimulado probablemente es momento de cambiar de actividad o terminar la sesión de juego.

En esta etapa tu bebé necesita mucha atención y compañía, trata de encontrar un equilibrio entre las actividades dedicadas completamente a él y procura involucrarlo en tus propias tareas. Es importante que tú realices tus actividades y que él sepa que no todo es juego y diversión.

A los bebés de esta edad, especialmente de los seis meses en adelante, les encanta que la gente les haga caso, les platique y juegue con ellos, si esto no sucede o dejan de prestarles atención ellos se encargarán de recobrarla, saben muy bien que una sonrisa, los sonidos con los que intentan platicar, buscar los ojos de la gente, etc. pueden llamar la atención y cumplir su objetivo.

Hacia los cinco meses, aproximadamente, los bebés descubren los sonidos de las vocales y posteriormente logran combinarlos con consonantes.

Una parte muy importante de la comunicación es el contacto visual, en esta etapa los bebés lo disfrutan especialmente. Tu bebé sabe que puede enseñarte lo que quiere o le interesa con sólo mover los ojos y lograr que tu sigas su mirada. Lo mismo sucede cuando repites los sonidos que él emite, en ambos casos sabe que existe comunicación.

Aunque todavía no entiende el significado de las palabras ya puede descifrar qué pasa, solamente con tu tono de voz.

 

Alimentación

Son muchos los comentarios que escucharás acerca de cómo alimentar a tu bebé, todas las que ya han sido madres y están cerca tuya como las mamás, tías y abuelas… les encanta decirte qué hagas, “lo que se hacía en sus tiempos”, y en esta etapa con mayor razón, ya que hay mucha gente que está a favor o acostumbrada a darles alimentos sólidos desde muy pequeños.

No hay reglas universales que sean ciertas sobre la alimentación de un bebé, sin embargo, sí hay elementos que te pueden ayudar a conocer el nivel de madurez de tu peque para evolucionar en su  alimentación y cuáles son sus necesidades nutricionales en el momento.

 

Como otras decisiones, ésta sólo les corresponde a tu bebé y a los progenitores, la información objetiva y los consejos del pediatra es lo único que habrá que tener en cuenta para tomar la decisión.

De los cuatro a los seis meses un bebé puede tener todas las necesidades de nutrientes cubiertas con la leche materna o con la fórmula. La razón principal por la que se recomienda no empezar con sólidos hasta después de los 6 meses, es la posibilidad de que un organismo inmaduro pueda crear intolerancias o reacciones alérgicas.

Ten en cuenta que es posible que tu bebé sienta más hambre o que te pida alimento con mayor frecuencia, no olvides que está creciendo, si esto te llega a suceder dale más leche o aumenta la frecuencia de las comidas.

 

Sueño

Es común que los bebés de esta edad se rehusen a dormir, en algunas ocasiones están tan cansados que no saben lo que quieren, además, no les gusta que termine el día ya que se acabarán las oportunidades para explorar el maravilloso mundo que les rodea.

Conoce qué es lo que les pasa, si es cansancio ayudarlos a relajarse para que se puedan dormir, si lo que quieren es seguir jugando, darles su espacio, ayudarlos a bajar el ritmo de actividad, ir pasando poco a poco a un ambiente más tranquilo y después llevarlos a dormir.

Es importante que para esta edad el bebé ya tenga una rutina para dormir, como puede ser: bañarse, cenar y dormir; o darle masaje, escuchar música y después dormir, etc. Se recomienda seguir el mismo patrón, esto le ayuda a identificar el momento de dormir y a aceptarlo más fácilmente.

Muchos bebés a esta edad ya pueden dormir gran parte de la noche, si es que están lo suficientemente maduros para no necesitar comer a media noche. Es importante tener en cuenta que los periodos de sueño menos profundo y despertarse es normal dentro del ciclo de sueño de cualquier persona, depende de la habilidad de tu bebé para dormirse solo el que pueda volver a hacerlo sin tu ayuda.

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *