0-6 meses

0-6 meses

La segunda fase en la evolución de un humano es la infancia. Es una época de aprendizaje puro, con muchos estímulos que se desprenden de todos lados para adaptar al nuevo inquilino de la sociedad. Hasta los seis años los infantes están en un mundo, nuevo, curioso y listo para ser descubierto por una ávidas mentes.

Un bebé que ya tiene algunos meses de vida ha descubierto como suplir sus necesidades: Llora para hacer notar alguna carencia y duerme para recuperar energía. Sí, es un mecanismo sencillo pero bastante eficaz.

Comienza la infancia


En este tramo, el nuevo miembro de la humanidad desarrolla reflejos y sensibilidad al movimiento, así como reacciones a sonidos fuertes. Mueve su cuerpo en un proceso de reconocimiento cerebral por parte del cuerpo y comienzan los sabores a identificarse.

Con el paso del tiempo, el infante se interesa mucho por moverse, por ejercitarse y reconocerse de otros. Comienzan movimientos de aprendizaje y el desarrollo del lenguaje en el que nació. La curiosidad incrementa al lograr su movimiento, ya que todo debe ser explorado para saber qué es.

El secreto como padres que podemos brindar es una infancia feliz. Con esto, aseguramos a un adulto feliz porque la autoestima se forja en esta etapa. Un hogar lleno de amor incondicional, un sabio desarrollo de responsabilidades y una divertida forma de entretenimiento crea en el pequeño unas expectativas altas y positivas de su vida adulta. Los restos de una infancia infeliz marcan a un adulto pesimista y poco perceptivo a la vida.

El amor bien guiado, el cariño, la responsabilidad y los sabios castigos permiten al infante adaptarse a su próxima fase de crecimiento que es la niñez. De la mano de sus padres, la infanta logra caminar en su segundo paso por la vida. Es más que un simbolismo de apoyo, los padres ayudan a los pequeños a crecer sanos y sin prejuicios. Por tanto, esta etapa de crecimiento debe ser observada con detenimiento.

Importancia de los recuerdos

Los recuerdos importantes de la primera infancia marcan mucho la personalidad del adulto, puesto que de ellos surgen muchas decisiones que se eligen al momento de crecer. Estos recuerdos pueden servir para catapultarse en el futuro hacia una mejor decisión.

Es por ello que el segundo paso hacia la vida es vital,  es un periodo en el que estamos perceptibles al conocimiento, texturas, colores y nuevas formas. La infancia de un niño está condicionada a todos estos factores, incluyendo además el país que hace.

Por tanto, como padre, tenga en la mira la infancia y no la subestime. Críe a su pequeño con sabiduría y con distintas actividades repartidas. Ofrézcale la mano en el proceso de cambio que significa la infancia. Otorgue su mano a la  crianza saludable y feliz de un bebé para que, en su momento adulto, desarrolle amplias aptitudes que lo ayuden a moverse por la vida.

El primer paso que es la infancia es aquella que marca el impulso del ser humano en sus proyectos de vida.

0-6 meses

Durante este periodo tu bebé está descubriendo que en el mundo hay un sinnúmero de cosas, las cuales hay que explorar con los ojos con las manos y ¿por qué no? con la boca también.

En el aspecto social tu bebé ya es parte de la familia y no sólo está aprendiendo a interactuar con los demás, en realidad lo disfruta y él mismo lo provoca.

 

Desarrollo sensorial y motor

En esta etapa el desarrollo de los sentidos de tu bebé, aunque todavía puede ser perfeccionado, alcanza ya un nivel similar al de los adultos.

Vista:

Hacia los seis meses tu bebé ya puede enfocar claramente los objetos y seguirlos cuando están en movimiento. Su vista está madurando rápidamente y durante esta etapa los objetos pequeños, como un dije del cuello de su mamá o sus aretes, llamarán su atención.

Oído:

Cuando tu bebé oye un sonido ya tiene la habilidad de voltear para investigar de dónde viene y qué lo origina. Si le acercas la bocina del teléfono cuando alguien le habla probablemente su reacción sea voltear a verlo para inspeccionar qué es lo que sucede. Así mismo, cuando un sonido persiste, conserva la habilidad de “desconectarse” y no prestarle atención.

Desarrollo motor:

En esta etapa los bebés empiezan a relajar su cuerpo, si los observas acostados boca arriba, en especial cuando están dormidos, notarás que ya no están con los músculos tensionados, por el contrario, ya separan los brazos del cuerpo y se extienden “a sus anchas”.

Además de que continúan explorando sus manos ahora también inspeccionan sus pies, y hacia el final de esta etapa muchos logran llevarse los dedos de los pies a la boca, así como todo lo que caiga en sus manos. Cualquier objeto que parezca interesante será revisado con los ojos, las manos y la boca, por lo que es muy importante supervisar que los objetos que están a su alcance sean lo suficientemente grandes para que no puedan tragárselos y que no representen un peligro.

Una forma muy importante que tienen los bebés de aprender es a través de la boca, conducta que se puede confundir con la necesidad de rascarse las encías cuando les están saliendo los dientes. Que saliven y se lleven los objetos a la boca no es forzosamente un signo de que les estén saliendo los dientes.

 

Algunas habilidades motoras que adquieren en esta etapa son:

Rodarse. Hacia los seis meses la mayoría de los bebés son capaces de rodarse en ambos sentidos. Si tu bebé todavía no lo hace no te preocupes, a algunos les toma más tiempo, sin embargo, como no sabes cuándo lo logrará no lo dejes nunca solo en la cama o en alguna superficie de la que se pueda caer, golpear con algo o alcanzar algún objeto peligroso.

Sentarse. A esta edad la mayoría de los bebés prefieren estar levantados, ya sea cargados, sentados en ti o ayudados por cojines. Trabajarán muy duro para lograr sentarse sin ayuda, para esto requieren, entre otras habilidades, el control de la cabeza. Para ayudar a tu bebé a fortalecer los músculos y controlar la cabeza, promueve los juegos boca abajo, en los que tenga que levantar la cabeza y el pecho para ver o alcanzar objetos.

Agarrar y soltar las cosas. A los cuatro meses los bebés son capaces de agarrar un objeto colocado en su mano y sostenerlo por mucho tiempo, sin embargo, no son capaces de tomarlo por ellos mismos.

Hacia los seis meses ya pueden moverse hacia un objeto y agarrarlo por ellos mismos. Una vez que lo logran practicarán constantemente llevarlo a su boca y cambiarlo de mano. Al principio utilizan toda la mano y poco a poco van dominando hacer una pinza con los dedos.

Durante esta etapa también van aprendiendo a tener un objeto en cada mano, ya que más chicos soltaban uno para agarrar otro.

Los bebés utilizan las manos y los pies indistintamente, la lateralidad (zurdos o diestros) se define hasta los tres años aproximadamente.

bebe-6-meses-motricidad

Desarrollo social

En esta etapa tu bebé está completamente alerta de lo que pasa a su alrededor, está observando a la gente, cualquier sonido llama su atención y no sólo responderá a lo que tú hagas buscando su atención o determinada respuesta, él también provocará que tú respondas con acciones específicas. El ya sabe cómo llamar tu atención.

 

Para él socializar y jugar son tareas importantes, gracias a ellas experimenta y aprende. En esta etapa el aprendizaje científico de causa-efecto es de especial importancia, no sólo observan cómo reacciona la gente ante determinadas acciones, sino que disfrutan cuando logran que la gente actúe como ellos esperaban. Esta es una excelente etapa para socializar y jugar con tu bebé, disfrútala.

Los periodos en que tu bebé pone atención, juega y convive varían en duración, él sabe cuando ya es suficiente, obsérvalo, si comienza a distraerse o a estar muy estimulado probablemente es momento de cambiar de actividad o terminar la sesión de juego.

En esta etapa tu bebé necesita mucha atención y compañía, trata de encontrar un equilibrio entre las actividades dedicadas completamente a él y procura involucrarlo en tus propias tareas. Es importante que tú realices tus actividades y que él sepa que no todo es juego y diversión.

A los bebés de esta edad, especialmente de los seis meses en adelante, les encanta que la gente les haga caso, les platique y juegue con ellos, si esto no sucede o dejan de prestarles atención ellos se encargarán de recobrarla, saben muy bien que una sonrisa, los sonidos con los que intentan platicar, buscar los ojos de la gente, etc. pueden llamar la atención y cumplir su objetivo.

Hacia los cinco meses, aproximadamente, los bebés descubren los sonidos de las vocales y posteriormente logran combinarlos con consonantes.

Una parte muy importante de la comunicación es el contacto visual, en esta etapa los bebés lo disfrutan especialmente. Tu bebé sabe que puede enseñarte lo que quiere o le interesa con sólo mover los ojos y lograr que tu sigas su mirada. Lo mismo sucede cuando repites los sonidos que él emite, en ambos casos sabe que existe comunicación.

Aunque todavía no entiende el significado de las palabras ya puede descifrar qué pasa, solamente con tu tono de voz.

 

Alimentación

Son muchos los comentarios que escucharás acerca de cómo alimentar a tu bebé, todas las que ya han sido madres y están cerca tuya como las mamás, tías y abuelas… les encanta decirte qué hagas, “lo que se hacía en sus tiempos”, y en esta etapa con mayor razón, ya que hay mucha gente que está a favor o acostumbrada a darles alimentos sólidos desde muy pequeños.

No hay reglas universales que sean ciertas sobre la alimentación de un bebé, sin embargo, sí hay elementos que te pueden ayudar a conocer el nivel de madurez de tu peque para evolucionar en su  alimentación y cuáles son sus necesidades nutricionales en el momento.

 

Como otras decisiones, ésta sólo les corresponde a tu bebé y a los progenitores, la información objetiva y los consejos del pediatra es lo único que habrá que tener en cuenta para tomar la decisión.

De los cuatro a los seis meses un bebé puede tener todas las necesidades de nutrientes cubiertas con la leche materna o con la fórmula. La razón principal por la que se recomienda no empezar con sólidos hasta después de los 6 meses, es la posibilidad de que un organismo inmaduro pueda crear intolerancias o reacciones alérgicas.

Ten en cuenta que es posible que tu bebé sienta más hambre o que te pida alimento con mayor frecuencia, no olvides que está creciendo, si esto te llega a suceder dale más leche o aumenta la frecuencia de las comidas.

 

Sueño

Es común que los bebés de esta edad se rehusen a dormir, en algunas ocasiones están tan cansados que no saben lo que quieren, además, no les gusta que termine el día ya que se acabarán las oportunidades para explorar el maravilloso mundo que les rodea.

Conoce qué es lo que les pasa, si es cansancio ayudarlos a relajarse para que se puedan dormir, si lo que quieren es seguir jugando, darles su espacio, ayudarlos a bajar el ritmo de actividad, ir pasando poco a poco a un ambiente más tranquilo y después llevarlos a dormir.

Es importante que para esta edad el bebé ya tenga una rutina para dormir, como puede ser: bañarse, cenar y dormir; o darle masaje, escuchar música y después dormir, etc. Se recomienda seguir el mismo patrón, esto le ayuda a identificar el momento de dormir y a aceptarlo más fácilmente.

Muchos bebés a esta edad ya pueden dormir gran parte de la noche, si es que están lo suficientemente maduros para no necesitar comer a media noche. Es importante tener en cuenta que los periodos de sueño menos profundo y despertarse es normal dentro del ciclo de sueño de cualquier persona, depende de la habilidad de tu bebé para dormirse solo el que pueda volver a hacerlo sin tu ayuda.

0-6 meses

Durante este periodo tu bebé se irá integrando como miembro de la familia, cada día estará más despierto y se relacionará mejor. Comenzarás a recoger los frutos del tiempo que le has dedicado, lo entenderás mejor y él se comunicará más contigo.

Desarrollo sensorial y motor

Es difícil medir el desarrollo de los sentidos en un bebé, sin embargo, obsérvalo mientras convives con él, en especial cuando esté jugando, esto te permitirá conocer su funcionamiento sensorial y motor.

Vista:

Entre los dos y tres meses tu bebé ya puede mantener el contacto visual. Es muy frecuente, hasta los cuatro meses, que los bebés tuerzan un ojo y parecer bizcos. Durante este periodo comienzan a alinear los ojos y a conocer la tercera dimensión. Hacia el final de esta etapa notarás que la atención de tu bebé se dirige hacia las cosas pequeños  y que luchará por cogerlos.

Desde que los bebés nacen tienen la capacidad de ver los colores, pero en esta etapa pueden distinguirlos con mayor claridad; tienen preferencia por los cuatro colores primarios.

A los cuatro meses ya pueden seguir con la mirada un objeto  y fijar su mirada en imágenes cercanas e incluso en algunas lejanas.

Una de las imágenes favoritas de los bebés, a esta edad, son las caras, les encanta observar los ojos, cara y muecas que les hace la gente e intentarán tocar con sus manos lo que están viendo, muchas veces les gusta sentir las cosas con su boca, durante este periodo y durante unos meses más será la forma favorita de explorar las cosas para tu bebé.

Oído:

A los bebés les encantan los sonidos y escuchar el ruido, en especial la voz. Conforme avance el tiempo su reacción ante tu voz será cada vez más activa.

Desarrollo motor:

Comienza a despertar el espíritu explorador de tu bebé y cada vez será más evidente y poco a poco su diminuto cuerpo le permitira lograrlo. Los espasmos y reflejos del recién nacido irán desapareciendo poco a poco a partir de esta etapa.

Los músculos del cuello y de la cabeza cada vez serán más fuertes, robustos y coordinados, por lo que al final de esta etapa gran parte de los bebés no solo siguen los objetos con los ojos sino también con la cabeza gracias al movimiento del cuello.

Al termino del cuarto mes o un poco después empezarán a sostenerse sobre sus bracitos estando boca abajo. Es importante tener precaución en todo momento, ya que si se giran pueden tener un pequeño accidente.

A los 4 meses los babies pueden levantar la cabeza estando tumbados boca abajo y ver hacia el frente, o cuando están sentados y al ser levantados.

bebe-4-meses

Las manos, además de ser un gran entretenimiento, comienzan a ser sus mejores herramientas y su coordinación fina evoluciona al ser capaces de coger varios objetos.

Paulatinamente, en esta etapa un bebé ayudado por alguien es capaz de sostener su peso sobre sus piernas. También descubrirá que puede usarlas para muchas cosas, intentará tocar o alcanzar las objetos con ellas, como si fueran sus segundas manos.

Desarrollo social

Usted puede haber notado que cada día que su bebé necesita más atención, se puede sentir la pesadez de su cuidado, no se preocupe, pronto comenzará sonrisas, balbuceos y la interacción genuina.

Las personas con las que viven bebé son más importantes para él, aprenden a relacionarse con el mundo. Después de tres meses, su bebé empieza a identificar los comportamientos que agraden a los demás; cuatro y respondió con una sonrisa y con todo su cuerpo, en su presencia, su voz y sus expresiones faciales. Encontrar una manera de demostrar a los demás que eres especial.

Mientras tanto, su bebé puede comunicar lo que quiere o lo que necesita, mira, él tiene su manera de decir que hambre!, Sueño, por favor ayudame a dormir!, Aquí!, Etc Muchas personas

Como ya está familiarizado con algunas personas que pueden sentirse incómodos con extraños o con personas que ven poco, tratar de identificarlos antes de salir de ellos.

Tras cuatro meses de un bebé aún no sabe el significado de las palabras o su relación con los objetos, pero son familiares para todos los sonidos de su lengua, adoptó y practicar sin descanso gradualmente. Para ayudar a desarrollar el lenguaje es muy importante hablar, leer y cantar. Cuando habla para imitar y mantener el contacto visual, animó a aprender y que puede comunicarse con usted.

 

Alimentación

Hasta seis meses la leche materna es el mejor alimento y una buena fórmula alternativa. Con la leche de bebé cubierto todas sus necesidades nutricionales.

Es común en la tercera distracción meses servir comidas ninguna interrupción. Recuerde que todo es nuevo para su bebé, si se convierte en un problema buscando un lugar especial para comer, donde las distracciones son mínimas. El aprendizaje es que la comida es un tiempo para socializar, encontrar un término medio.

Normalmente los bebés fijan sus propias horas de las comidas, dormir poco durante la noche por lo que tiene que cubrir todas sus necesidades durante el día, ya sea para comer con más frecuencia o en mayor número.

En los primeros meses de la crisis son la lactancia materna es cuando un bebé necesita comer antes de lo habitual, por lo que no se preocupe por romper los horarios, usted sabe que su bebé si usted solicitó alimentos mujer-especialmente si está amamantando con esta manera de aumentar su leche para satisfacer sus necesidades. En unos pocos días se restaurará tiempo.

Cuando usted no cumple con las necesidades de un bebé aumenta la tensión que puede hacer más irritables e incluso influir en su personalidad. Por lo tanto, vale la pena ser demasiado estricto con el tiempo, sin embargo, la demanda de forma gratuita es una gran experiencia para un niño y que lo cubre, en muchos casos, va a determinar sus propios horarios.

Sueño

Hacia el cuarto mes los bebés son capaces de dormir por periodos cada vez más largos durante la noche, sin embargo, es importante crearles una rutina y hábitos para dormir. Algunos consejos que te pueden ayudar son:

Enséñalo a dormir solo. Cuando esté tranquilo y cansado procura que se quede dormido sin arrullarlo, esto lo ayudara a no angustiarse y volverse a dormir si se despierta en la noche.

No lo acostumbres a dormir en tus brazos, si se despierta en la noche se inquietará al no encontrarte.

Si lo habitúas a dormir tomando leche la necesitará si se despierta en la noche, aunque en realidad no tenga hambre.

Así como es importante que aprenda a dormir solo, también lo es la convivencia al momento de dormir ya que en este momento el contacto es especial, por lo que es aconsejable mantener un sano equilibrio.

Las siestas que duerme un bebé pueden variar mucho tanto en frecuencia como en duración. Hay bebés que duermen hasta dos horas o más, y otros que con unos minutos logran descansar. Cualquiera que sea el caso su reloj biológico determina y cubre sus necesidades.

El tiempo que un bebé comparte la cama o el cuarto con sus padres es una decisión que sólo ellos pueden tomar, sin embargo, si tu bebé está sano este es un buen momento para pasarlo a su propia habitación, se acostumbrará a dormir solo y ustedes recuperarán su intimidad.

Es importante que sepas reconocer si tu bebé está profundamente dormido, ya que podrás aprovechar estos momentos para cambiarlo de lugar o taparlo sin despertarlo innecesariamente.

0-6 meses

Finalmente ya tienes a tu bebé, los primeros días de convivencia dedícalos a conocerlo y a que él te conozca, tienen un largo camino por recorrer. Es normal que tengas miedo de no ser capaz de cuidarlo, no te preocupes, poco a poco te irás dando cuenta de que sí lo eres. Recuerda que cada bebé es diferente y que su desarrollo será único.

 

Características físicas

Durante los primeros días de vida probablemente no notarás el crecimiento de tu bebé, sin embargo, está sufriendo grandes cambios para adaptarse al “mundo exterior”:

– Los ojos se le irán deshinchando poco a poco, toda el agua excedente lo ayudará a mantenerse hidratado mientras se establece la alimentación.

– Las piernas de los recién nacidos generalmente están dobladas porque así estuvieron durante varios meses en el útero de su madre, poco a poco se irán extendiendo.

– El lanugo o cabello fino de su piel irá desapareciendo.

– Algunos bebés tienen las manos y los pies azules, esto es normal y puede durar varias semanas, sin embargo, no es normal que los labios o la lengua estén azules, si así fuera consulta de inmediato al pediatra.

– La ictericia (coloración amarilla de la piel y de los ojos) comúnmente se manifiesta entre el segundo y tercer día de vida, aparece porque el hígado no es capaz de destruir el exceso de glóbulos rojos. Conforme el hígado vaya dominando sus funciones irá desapareciendo, aunque en los bebés que son amamantados puede durar un poco más.

– La mayoría tienen la piel reseca durante las primeras semanas, es normal que se despellejen (sobre todo las manos y los pies) y que tengan marcas de nacimiento (generalmente en la frente y en la parte posterior inferior de la cabeza) o salpullido.

– Es común que pierdan peso los primeros días de vida y comiencen a aumentarlo hasta el cuarto o quinto día.

– Por lo general, un bebé crece dos centímetros y medio al mes durante el primer año.

 

Desarrollo social

Para adaptarse a su nuevo mundo tu bebé requiere de mucha energía, por eso sus actividades principales serán comer y dormir. Aprovecha las comidas para platicar con él, acariciarlo y disfrutarlo.

 

Los bebés tienen momentos de alerta en los que puedes interactuar con ellos, pero así como te ponen atención, cuando hay demasiados estímulos o cuando se cansan simplemente se desconectan y dejan de hacer caso a lo que los rodea. No tiene nada que ver contigo, es completamente normal.

– Permite que tu bebé observe tu cara a una distancia en la que pueda distinguirla.

– Trata de que imite algún movimiento de tu cara, hazlo despacio y varias veces, no te desesperes si no lo logra, es difícil para él.

– Cántale y platícale constantemente, él ya conoce tu voz.

– Procura el contacto físico, cárgalo, arrúllalo, acarícialo, bésalo, dale masaje y juega con él.

 

Desarrollo sensorial y motor

Vista:

Tu bebé ve mejor a una distancia de 30 a 45 cms. Colócale cosas para que las observe cuando esté atento, además de las caras de las personas le gustan los objetos con colores llamativos.

Muchos bebés durante esta etapa parecen bizcos hasta que logran controlar totalmente el movimiento de sus ojos.

Oído:

Verás que algunos sonidos novedosos captan la atención de tu bebé, reacciona y después deja de hacerlo, lo notarás porque cambia el ritmo de la respiración del bebé, si está comiendo detiene la succión, abre los ojos al máximo o para de llorar o quejarse.

Tacto:

Los bebés son sensibles a los cambios de temperatura, pueden alterarse si son expuestos al aire frío y tranquilizarse cuando se les tapa. Notan diferencias en texturas y en el ambiente. Aprende de  reacciones cuando quieras calmarlo o despertarlo mientras está comiendo.

Olfato:

Los bebés tienen un sentido del olfato excelente, a la semana de vida ya distinguen a sus papas solo con sólo olerlos.

Desarrollo motor:

Los recién nacidos tienen que aprender a disfrutar de la libertad del movimiento, al principio la mayoría parece preferir quedarse envuelto y abrazado ya que están acostumbrados a tener poco espacio y sentirse arrullados en todo momento pero, poco a poco irán experimentando para conocer hasta donde pueden llegar sus propios movimientos.

bebe-visita-pediatra

Desde el principio usan los músculos de la cabeza y el cuello, pueden levantar muy poco la cabeza y a partir de la segunda semana algunos ya pueden seguir brevemente objetos o voces con sus ojos, sin embargo, a la mayoría les cuesta más tiempo dominarlo. Intentarán mantener la cabeza en alto pero tardarán unos pocos meses en lograrlo.

 

Sueño

Aunque varía mucho lo que duermen en este periodo se considera que lo hacen por 12 horas diarias o más. Un recién nacido duerme hasta cuatro horas y media de corrido y está despierto hasta por dos horas y media a partir de la segunda semana, estos periodos se pueden alargar.

Mientras duermen pueden están tranquilos, con el gesto relajado, la respiración suave y sin movimiento corporal; o por el contrario, estar muy activos moviendo los brazos y las piernas, haciendo muecas y respirando rápidamente.

 

Alimentación

En las primeras semanas tu bebé tardará mucho en comer, aprovecha estos momentos para acariciarlo, platicarle y abrazarlo. El contacto visual es muy importante.

Durante estos momentos podrás empezar a conocer su personalidad. Es importante que cubras todas sus necesidades, no te preocupes todavía por cuestiones de disciplina.

Un bebé no necesita más líquido del que recibe a través de la leche, excepto que viva en un clima extremadamente caluroso, sin embargo, una comida más puede ayudarlo a estar bien hidratado en un día de verano.

Lo que come cada bebé varía mucho, pero se considera que un recién nacido ingiere de dos a tres onzas en cada toma y realiza entre ocho y diez comidas al día.

Suplementos de vitaminas:

La leche materna provee al bebé de todos los nutrientes que necesita durante los primeros seis meses, en algunos casos los pediatras recomiendan suplementos de vitaminas para asegurarse de que tenga cubiertos todos sus requerimientos. La leche de fórmula generalmente viene complementada con vitaminas y hierro.

 

Cuándo llamar al pediatra

Es común que los padres no sepan cuándo llamar al pediatra, que no quieran ser inoportunos o llamar innecesariamente. Si consideras que necesitas su opinión llámalo, algunas de las situaciones que definitivamente requieren que lo consultes son cuando:

Tiene fiebre.

Está inconsolable y muy irritable.

No quiere comer o come muy poco.

Vomita (con esfuerzo).

Está más adormilado de lo normal y no puedes despertarlo.

Tiene diarrea.

Está pálido y sus evacuaciones son prácticamente blancas.

El color de su piel es amarillo oscuro.

Sus labios y lengua están morados.

Suda excesivamente cuando come o llora.

Tiene dificultad para respirar.

 

La primera visita al pediatra

primera visita al pediatra

El pediatra revisará el crecimiento de tu bebé y llevará un registro de la talla, peso y tamaño de la cabeza. Para determinar su talla (altura) deberán estirarlo y para pesarlo le quitarán la ropa para mayor exactitud.

Aprovecha cada visita para compartir con el doctor cualquier preocupación acerca de la salud o desarrollo de tu bebé, resuelve todas tus dudas. Si sientes que la visita es muy rápida y que no tienes tiempo para acordarte de todo haz una lista y llévala contigo.

La revisión física, aunque variará dependiendo del estado de tu bebé y de lo que le hayas comentado al doctor, por lo general incluye:

  • Observación de las respuestas del bebé ante determinados estímulos.
  • Revisión del tamaño y suavidad de las fontanelas.
  • Fuerza y tono muscular.
  • Colocación correcta de la cadera.
  • Revisión del abdomen y los genitales.
  • Evaluación de la cicatrización del ombligo y, en su caso, de la circuncisión.
  • Revisión de la piel para determinar el estado de las manchas de nacimiento o ictericia.
  • Escuchar los pulmones y el corazón.
  • Revisión de los ojos, los oídos y la boca.
0-6 meses

Convivir con un bebé y atenderlo de día y de noche son cambios en tu vida que seguramente no son lo que te imaginabas, no te sientas culpable si tienes dudas sobre la maternidad, durante este mes empezarás a disfrutarlo mucho más, podrás interactuar con él y te encantará ver que empieza a sonreír y a intentar hablar.

 

Desarrollo sensorial y motor

Cada actividad del hogar, la rutina suficiente, representa una enorme oportunidad para el desarrollo sensorial de su bebé, involucrales que pueda y utilizar su creatividad al máximo, los dos tienen la diversión.

Vista:

Uno de los principales retos para su bebé es enfocar los dos ojos en el mismo objeto, se le ve practicando constantemente con la mano. Cuando llegue a ella empezará a seguir objetos con los ojos y la cabeza si se permite su desarrollo motor y el.

Además de las caras y las manos como objetos algo de modelos más complejos, con diferentes colores, formas y tamaños.

Para impulsar para colocarla en un lugar seguro donde puedo ver que mientras que usted hace su tarea, o llevarlos a dar un paseo y dejar que se ve todo.

Oído:

En esta etapa, ahora son capaces de reaccionar a ruidos fuertes e incluso dulce, pero se pueden utilizar para ellos y detienen el caso.

Poco a identificar lo que parece le gusta y no le cae bien. A esta edad, la mayoría de los bebés ya reconocen las voces de sus padres y reaccionan de manera diferente a ellos, muchos de voz balanceo.

Tacto:

Gracias a tocar su bebé aprenderá a amar, la confianza y la protección; tocar, abrazar y besar tanto como sea posible.

En esta etapa, los cambios en las texturas y las temperaturas son un gran estímulo para él.

Desarrollo motor:

Durante esta etapa, su bebé va a trabajar muy duro para desarrollar tanto la coordinación de la motricidad gruesa y fina.

Ahora se puede empujar y comienza a dominar las habilidades de tiro, por lo que no hay que dejar solos en lugares donde pueda caer o ser heridos.

Usted se dará cuenta de que los movimientos de la mano son cada vez más coordinada, de largo observado la mano y le llevará a la boca, o intentar coger objetos y tienen una dura caída

Cuando usted está mintiendo en su estómago, a veces se puede mantener la cabeza; Sin embargo, todavía hay que sostengas cuando es colocada.

 

Desarrollo social

A los dos meses les siguen interesando mucho las caras, esto les ayuda a desarrollar el lenguaje y algunas habilidades sociales.

Aunque muchas de las sonrisas son involuntarias pronto notarás que algunas ya responden a estímulos como tu voz o tu risa, o te comunica que está contento.

La mayoría ya reconoce a sus papás y actúa con ellos de forma diferente y más confiada.

Aunque a esta edad todavía no entiende las palabras disfruta de oír tu voz. Juega con él a imitar los sonidos que emita, probablemente los repita después de ti. Recuerda que el contacto visual es muy importante.

En esta etapa seguramente ya distingues la causa de los diferentes llantos de tu bebé. Notarás que llora menos.

 

bebe-2-meses-durmiendo

 

Alimentación

En esta etapa, su bebé succionar sabe, haciendo que su pecho o la botella sin ninguna dificultad, pero no tienen las habilidades para comer otros alimentos habilidades.

Se dará cuenta es necesaria más saliva para la digestión, pero no saben de tragar, por lo que no puede comer alimentos sólidos.

La leche materna (o fórmula) sigue siendo el único alimento que necesitan. Aparte de la dificultad para digerir cualquier alimento a una edad tan temprana puede causar alergias.

Todos los días se nota que domina el arte de comer más en esta etapa, que será más rápido y en un horario fijo. Cada decisión se incrementará la cantidad de modo que será más dispersa. Por mes, será de seis a ocho comidas de dos a cinco onzas cada uno, y dos meses entre cinco y siete años de tres a seis onzas cada una.

Hay una crisis de la lactancia materna, cuando la demanda de leche está creciendo por unos días y luego se estabilizó de nuevo. La razón principal de esto es aumentar la producción de leche en la madre. Siga sus instintos y el conocimiento que tiene a su bebé, usted sabe que cuando tiene hambre o lleno, no te obligan a comer en exceso.

Sueño

Poco a poco se irá estableciendo el ritmo de sueño de tu bebé, durmiendo más por la noche y pasando más tiempo despierto durante el día, aunque seguirá tomando largas siestas.

Algunos ya logran dormir entre seis y ocho horas de corrido (lo ideal es que esto suceda en la noche), incluso hay otros que ya pueden dormir toda la noche, sin embargo, se considera que están maduros para hacerlo hasta los seis meses.